Prohibido: estas son las seis comidas que no debes guardar en un tupper de plástico

La mejor manera de conservar alimentos en la heladera es, sin dudas, guardándolos en tuppers de plástico. Estos envases herméticos permiten que la comida, sea cruda o cocinada, no contamine al resto. ¿Pero sabías que no puedes guardar todo en ello? Mira los 6 alimentos que nunca debes conservar en tuppers.

El tupper de plástico, por su cierre hermético, liviandad y economicidad, es uno de los elementos más utilizados para guardar alimentos en la heladera. Es un gran aliado para una perfecta conservación, tanto de productos fríos como comidas ya cocinadas que queremos recalentar en el microondas al día siguiente.

Aun así, hay algunas comidas que se estropean en este recipiente. Aquí te mostramos las 6 comidas que nunca debes guardar en tuppers si no quieres morir en el intento. Toma lista y enséñale a tus compañeros y compañeras.

Qué guardar y qué no en tuppers de plásticos.

Por un lado, no debes guardar huevo crudo y carnes previamente procesadas: en cuanto a los huevos, son especialmente delicados por el riesgo de contaminación de bacterias como la salmonelosis o Ecoli. Por este motivo, no se recomienda transportarlo en un tupper, a no ser que nos aseguraremos muy bien (mediante un envase térmico o hielo) de que no se pierde la cadena del frío.

En el caso de las carnes previamente procesadas, hay que tener especial cuidado con aquellas que han estado manipuladas previamente, como por ejemplo la carne picada o los filetes rebozados. Al guardarse en el tupper (y más aún, al transportarlo) tienden a disminuir sus propiedades, estropearse más fácilmente y perder su textura.

Mira cuáles son los 6 alimentos que no puedes guardar en tuppers.

Respecto a las sopas y guisos, u otros platos que se consumen naturalmente a alta temperatura, son compatibles con el tupper de plástico, pero es muy importante dejarlos enfriar antes de guardarlos. Así, se conservará mejor su textura y reduciremos el riesgo de desprendimiento de aditivos del plástico.

Por otra parte, la leche y derivados lácteos, ya que en forma líquida o en salsa, quedan fuera de las “comidas aptas para tupper” ya que el simple hecho de comer de tupper suele comportar transporte y cambios de temperatura que podrían cortar el lácteo y provocarnos malestares estomacales.

Las ensaladas verdes no son amigas de los tuppers de plástico, especialmente cuando están aliñadas y fuera de la nevera ya que pierden lo más importante: su textura crujiente. En este caso recomendamos, o bien condimentar la ensalada justo antes de consumirla; o bien transportarla en un tupper de cristal, pues aísla mejor del calor exterior y conserva las propiedades de las hojas.

Por último, están el café, té o infusiones: al típico tupper de bebidas, es mejor llenarlo cuando el líquido no está demasiado caliente, así nos aseguramos de que no hay contaminación del plástico a la bebida.

Más Noticias