Doritos: El producto más tóxico del mercado ¿Produce cáncer?

El querer comer algo delicioso, puede incluir bocadillos como los snacks que lucen tan inocentes pero ¿realmente de qué están compuestos?

Con el propósito de saciar apetitos existen una gran variedad de aperitivos para las meriendas y, a pesar de que nuestras abuelas siempre nos consentía con galletas dulces, lo cierto es que la industrialización del mercado de snacks ganó un terreno que hoy en día pasa factura.

Tal es el caso de la marca Doritos, propiedad de PepsiCo (año 1964) y producida en grandes cantidades por la compañía Frito-Lay. Impulsado por un aparato publicitario enorme, se ha vuelto acompañante de las fiestas o películas, un aperitivo muy adictivo por su aditamentos.

Doritos

Cabe destacar, que la idea principal era emular los destacados totopos o tortillas mexicanas. Cuentan con una gran cantidad de sabores, entre ellos: dinamita chile limón, flamas, spicy sweet, tapatío. Con la particularidad de sabores especiales por tiempo limitado. 

Con participación en el mercado global, Doritos alcanza a generar mucho consumo , lo cual ha planteado interrogantes respecto a qué tan beneficioso podría ser su cantidad de ingredientes con los que se componen estos deliciosos triángulos.

Su producción de por sí, conlleva a utilizar aceite de palma que se extrae de zonas del sudeste asiático y afecta el medioambiente de especies como el chimpancé, en peligro de extinción. Además, este aceite contiene altos niveles de grasas saturadas.

La información nutricional no deja de ser preocupante: contiene el repudiado glutamato monosódico, glucosa, aceite de soya hidrogenado, proteína hidrolizada, almidón modificado y maltodextrina, causantes de las mismas consecuencias en el cuerpo que comer mucha azúcar, resistencia a insulina o daño hepático e incluso ciertos tipos de cáncer.

Doritos de queso

No aporta vitaminas ni proteínas esenciales, por el contrario, todo su contenido es procesado y significativo en índice glucémico. Se recomienda su moderado consumo, ya que ¡es inevitable no toparse con un Doritos en cualquier evento o fiesta!

Más Noticias