Conoce las 5 posturas de yoga ideales para renovar la energía y relajar la mente

El pasado 20 de junio fue el Día Internacional del Yoga, una actividad culinaria que viene siendo partícipe de las rutinas de muchas personas en el mundo. Aprende las 5 poses ideales para relajar y renovar energías en medio del distanciamiento social.

Estos meses provocaron estragos en muchas personas. Estar lejos de los amigos y la familia ha influido notablemente en la salud mental de las personas. Ante esta situación, muchos decidieron realizar nuevas actividades e incluso, cambiar sus hábitos diarios. El yoga fue una de las tantas elecciones.

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó los beneficios de la practica de yoga para fortalecer el sistema inmunológico. Esta práctica libera endorfinas que funcionan como neurotransmisores capaces de brindar relajación, tranquilidad, paz mental y sensación de bienestar. Además, el yoga entrega un indudable aporte energético que tiene sus consecuencias en diferentes aspectos del cuidado personal.

Según la OMS, el yoga fortalece el sistema inmunológico.

De esta manera, se recomienda realizar 5 poses ideales que permitan renovar energías y no sentirse solo en medio del distanciamiento social: para comenzar, es conveniente comenzar con algunos movimientos sencillos, como soltar la mandíbula, rotar los hombros hacia arriba, atrás y abajo y mover la cabeza de lado a lado, un par de veces.

La primera postura se llama Uttanasana (Postura de estiramiento intenso): debes comenzar de pie, bajar suavemente el tronco en dirección a las piernas, flexionar las rodillas al iniciar la postura, llevar el peso hacia los dedos de los pies y dejar que la cabeza caiga siempre prestando atención a evitar tensionar el cuello. De esta forma, se alarga toda la columna. Mantener por cinco respiraciones.

Uttanasana.

La siguiente postura es Anjaneyasana (Postura de la luna creciente): comienza flexionando la pierna derecha y da un paso lejos, hacia atrás, con la pierna izquierda. Luego apoya la rodilla y, en lo posible, también el empeine. Observa que la rodilla flexionada apunte hacia el dedo medio del pie, es decir, no debería irse de lado. Esta simple corrección protege la articulación. 

Anjaneyasana.

Sigue la postura Bhujangasana (Postura de la cobra): inicia acostado boca abajo. A continuación, apoya los antebrazos en paralelo, sin juntar las manos ni los codos. El pubis debe empujar levemente hacia el mat para no cargar la espalda baja. Luego, en la medida en que el cuerpo lo permita, ir paulatinamente extendiendo los codos. 

Bhujangasana.

La cuarta postura se denomina Ardha Ustrasana (media postura de camello): se parte de la postura sentado sobre las tibias/piernas. Eleva las caderas y busca avanzar hacia adelante. Luego, eleva el brazo izquierdo e intentar tomarse del talón. Si no se llega, se puede usar un taco que tenga altura, colocarlo por fuera del pie y apoyarse en él.

Ardha Ustrasana.

Lla postura Setu Bandha Sarvangasana (postura de medio puente): comienza acostado boca arriba. Separa las piernas al ancho de las caderas. Los pies deben estar firmemente apoyados; los brazos a los costados del tronco. Eleva lentamente la pelvis llevando las caderas hacia el cielo y sube hasta llegar a la base de los omóplatos. En esta variante la idea es entrelazar manos y esconder hacia adentro un hombro y luego el otro. 

Setu Bandha Sarvangasana.

Por último, la postura Adho mukha svanasana (postura del perro cabeza abajo): se parte de una posición de banco (es decir, con cuatro apoyos), activa los dedos de los pies apoyándolos en el mat de forma pareja, acerca la cola hacia los talones (isquiones a talones) y eleva las caderas. Una vez armada la postura, es recomendable flexionar un poco las rodillas. De esta manera se elonga la musculatura posterior y, a la vez, e alarga la columna. Paulatinamente, al ir trabajando la postura, va a ser posible ir extendiendo las rodillas.

Más Noticias